Diferencias entre renta fija y variable

La renta fija y variable son dos productos de inversión que toman como referencia la renta generada por las inversiones, sean del tipo que sean. rentas_inversionAunque en principio pueden parecer dos conceptos similares cada tipo de renta tiene sus características particulares. Por tanto, a la hora de invertir en alguno de estos productos conviene tener claro cómo funcionan para poder invertir el dinero de la forma más correcta posible.

Para empezar la renta fija es la que se obtiene en inversiones donde los flujos de renta que van a generarse se conocen previamente, es decir, que las rentas tienen a ser regulares y constantes. Se podría decir que la renta fija es un producto que podemos controlar con mayor seguridad. Algunos de los ejemplos de inversiones de renta fija son las letras del tesoro, los bonos del Estado y los sistemas de ahorro cómo depósitos a plazo y cuentas de ahorro.

Las inversiones de renta fija proporcionan una rentabilidad más moderada pero el riesgo también es menor, de ahí que mucha gente prefiera invertir sus ahorros en este producto de inversión. Cabe destacar que las inversiones en renta fija suelen hacerse con pensamiento a obtener beneficios a largo plazo.

Por otro lado tenemos la renta variable qué, cómo se puede intuir, ocurre en aquellas inversiones donde no se puede saber de antemano cómo serán los flujos de renta que van a generarse. Conviene saber que estos flujos en ocasiones pueden llegar a ser negativos.

La razón para no conocer esta información es que en las inversiones de renta variable hay muchos factores que intervienen cómo la evolución de la economía o el comportamiento del mercado. Las inversiones en renta variable serían las participaciones en fondos de inversión, las acciones de empresas y las obligaciones y bonos convertibles.

renta_fijaCómo se puede intuir, a diferencia de la renta fija este producto ofrece una rentabilidad mucho mayor pero cómo es lógico el inversor también se expone a un mayor riesgo. Las inversiones de renta variable suelen hacerse a corto plazo para conseguir un dinero extra para el día a día. En ocasiones también se utiliza para el medio plazo, pero nunca es recomendable para las inversiones a largo plazo.

En conclusión, podemos decir que los fondos en renta fija son participaciones en productos con rentabilidad moderada y un menor riesgo. Son productos orientados al ahorrador conservador que busca darle rendimiento a su dinero en el largo plazo. En cuanto a los fondos en renta variable, se puede decir que son aquellos que permiten al inversor conseguir una rentabilidad superior a cambio de exponerse a un nivel de riesgo más alto. Este tipo de inversor busca conseguir beneficios en el corto plazo.

Dentro del perfil de inversor que tú tengas podría recomendarte un tipo de renta u otro. Desde luego si lo que buscas es una jugosa rentabilidad no dudes en apostar por los fondos de renta variable. De lo contrario, sí no toleras mucho el riesgo y sólo te interesa darle rendimiento a tus ahorros en el largo plazo sin duda la renta fija es el producto que más se adapta a tus necesidades.

En cualquier caso, no hay por qué elegir entre renta fija o renta variable. También es posible invertir capital en ambos productos. De hecho, muchos inversores combinan ambos tipos de inversiones en su cartera de inversión. No hay duda de que lo mejor para obtener beneficios es diversificar, y qué mejor que hacerlo aprovechando las ventajas que ofrece cada producto.renta_variable

Una recomendación sería invertir algo de capital en renta fija para darle rendimiento en el largo plazo y tener un dinero extra de cara al futuro. Mientras tanto, se podría invertir otra parte del capital en renta variable para obtener ganancias de forma más inmediata. Ciertamente con las inversiones en renta variable te estarás exponiendo a un riesgo mayor pero desde luego la rentabilidad obtenida muchas veces lo merece.

Para analizar la rentabilidad de los fondos es muy útil echar la vista atrás y observar los resultados obtenidos años atrás. Aunque tampoco es una garantía para las rentabilidades futuras nos servirá para hacernos una idea de cómo fue su recorrido.

En resumen, la solución perfecta sería diversificar el capital en diversas inversiones tanto de renta fija como de renta variable.

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply