El Banco Santander adquiere el Banco popular

Se veía venir desde hacía algún tiempo, los rumores, la incertidumbre sobre el futuro de la entidad bancaria y la sangría de retirada de los depósitos en los últimos días han conseguido agotar la liquidez del Popular.

El Banco Central Europeo declaraba la inviabilidad del banco y había que actuar rápido para que las sucursales pudiesen seguir atiendo a sus clientes.

Para ello se necesitaba un comprador inmediato que asegurara la liquidez de la entidad, las autoridades europeas decidieron intervenir para evitar la liquidación del Popular y fue el Banco Santander el elegido para quedarse con el 100% del capital por tan solo 1€.

Fue así cómo el pasado miércoles conocíamos la noticia sobre la solución para la inminente quiebra del sexto banco español, la compra del Banco Popular por parte del Santander.

Cuando hay crisis financieras las entidades bancarias pueden optar por dos salidas, la fusión con otras entidades o dejarse intervenir con la absorción por parte de otro banco.

Este ha sido el caso del Banco Popular que ha tenido que dejarse rescatar por otro banco, el cual tendrá que recurrir a una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para llevar a cabo este fin.

Según el ministro de economía español, Luis de Guindos, esta operación se ha realizado con la mayor transparencia posible y será una buena solución para la entidad teniendo en cuenta la situación tan preocupante que había alcanzado en las últimas semanas.

De hecho, en esta operación la entidad no contará con fondos públicos por lo que no habrá ningún problema entre el riesgo bancario y el soberano. La comisión europea dio su visto bueno para la venta de la entidad en el marco de recuperación y resolución bancaria.

¿Por qué el Santander ha absorbido al Banco Popular?

La semana pasada amanecimos con la noticia, el banco Santander compraba el Banco Popular por un euro. A pesar de la solicitud de prórroga en las negociaciones la entidad bancaria ya no tenía más que hacer, pues el Popular se encontraba prácticamente en quiebra.

Así pues, el Santander aprovechaba la oportunidad y decidía absorber al que había sido, hasta entonces, el sexto banco español.

Y muchos se preguntan, ¿por qué el Santander tendría algún interés con su compra? Por lo pronto, y a pesar de otros problemas, el Banco Popular era líder en el sector de las medianas y pequeñas empresas en España con una cuota de mercado del 17,7% al finalizar el 2016.

¿Y por qué el Santander? Bueno, otros bancos como Bankia e incluso el BBVA también estuvieron presentes en las negociaciones, pero finalmente fue el interés del Santander el que se ganó la oportunidad de hacerse con la entidad bancaria, frenando así su devaluación.

Gracias a la compra del Banco Santander los clientes del Popular seguirán siendo atendidos y todos los depositantes podrán continuar disponiendo del acceso a su dinero.

El Mecanismo Único de Supervisión (MUR) creado para intervenir en situaciones de este tipo ha transferido ya todos los instrumentos de capital del Popular al Santander, así que podrá continuar operando con la liquidez del Grupo Santander mientras se completa la integración.

Con esta venta se ha asegurado la estabilidad financiera y se ha protegido también a los depositantes, por lo que creemos que esta noticia es de interés público, tal y cómo han notificado el MUR y el FROB.

Se ha podido comprobar que las herramientas para el rescate de entidades son efectivas para la resolución de crisis.

Esta decisión protegerá a los depositantes y las funciones más críticas del Popular, asegurando la estabilidad tanto a nivel nacional cómo en Portugal, donde el banco también tiene una filial.

¿Qué ocurrirá con los accionistas?

Aunque con esta operación se han evitado muchos problemas que hubiesen sido muy graves si se hubiese permitido la quiebra del Popular, siempre han quienes salen perjudicados en este tipo de ejecuciones y ese ha sido el caso de los accionistas.

Desde el mismo momento en que el Banco Santander firmaba el contrato de compra del Popular quedaron suspendidas de cotización las acciones de la entidad y no volverán a hacerlo.

Los accionistas perderán el 100% de su inversión tras la amortización y puesta a cero de los títulos. Los que tengan capital adicional de nivel 1 y otros instrumentos de nivel 2 también perderán sus inversiones.

Ningún valor negociado en la Bolsa, el SIBE, el MEFF y el AIAF estarán activos por lo que tampoco podrás operar con CFDs, futuros ni opciones, entre otros.

Por otro lado, decir que los actuales accionistas del banco Santander tendrán derecho preferente de suscripción sobre las acciones que la entidad emitirá para recaudar esos 7.000 millones en el mercado para llevar a cabo la ampliación en el plazo de un mes.

¿Opciones, Futuros y CFDs?

Como decíamos, también quedaron suspendidos de cotización y ya no se podrán negociar los CFDs y futuros, por lo que tendremos que conformarnos con el resultado equivalente al que conseguimos al cierre del pasado miércoles, ya que las acciones pasarán a ser 0€.

Al pasar a valer 0€ sí negociamos opciones para el activo subyacente del Popular también se habrá perdido la inversión.

Aunque de todos modos estamos a la espera de una resolución por parte de la MEFF que nos aclare un poco más sobre todo este tema de los derivados.

¿Qué ocurrirá con los clientes?

Si eres cliente del banco Popular no tienes que preocuparte por tu capital, pues tus cuentas se mantendrán como hasta ahora. Solamente pasarás a ser del Banco Santander cuando finalice el proceso, y tu cuenta y las condiciones cambiarán.

Por lo pronto tendrás nueva numeración de IBAN porque pasarás a formar parte de otro banco, y es probable que también cambien las condiciones de tu cuenta corriente por lo que deberías de prestar especial atención a esto para decidir si te conviene, o no.

Sí tenías depósitos o incluso préstamos con el Banco Popular no cambiará nada. Según los contratos no se pueden cambiar las condiciones mientras estén activos por lo que todo continuará como hasta ahora, con la diferencia de que lo gestionará el banco Santander.

En el caso de los depósitos seguirás disfrutando de las ventajas firmadas en el contrato y en cuanto a los préstamos pasarás a tener la deuda con el Santander y tu obligación de pago no desaparecerá pero se mantendrán las mismas condiciones que firmaste, no te preocupes.

¿Qué pasa con la hipoteca? ¿Y la cláusula suelo?

En relación a la hipoteca, bueno, decir que sí tenías la hipoteca con el Popular ahora pasarás a tener la deuda con el Santander, al igual que sí solicitaste algún préstamo.

Las condiciones seguirán intactas en todo momento y no podrán cambiártelas mientras dure el contrato.

En cuanto a la cláusula suelo y los gastos de formalización de la hipoteca, todas estas reclamaciones tendrás que hacérselas llegar en este caso al Santander, a no ser que tengas ya un proceso abierto en cuyo caso no tendrás que hacer nada y dejar que la nueva entidad se encargue de continuar con el proceso de reclamación.

Por último, si no quisieras tener la hipoteca con el Banco Santander, por cualquier razón, podrías recurrir a la subrogación de la hipoteca para que se encargue otra entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *