¿Qué son los contratos de futuros?

Sí estás buscando una alternativa de inversión para darle rendimiento a tu dinero echa un vistazo a la siguiente futuros_forexopción: los contratos de futuros. A continuación, vamos a ver con más detalle qué son y cómo funcionan. Así que presta atención.

¿Qué son?

Por definición, los contratos de futuros son un acuerdo que, de algún modo, obliga a ambas partes contratantes a realizar la compra y venta de un determinado número de activos subyacentes a un precio establecido y con un periodo de vencimiento para el contrato.

El contrato de futuros estaría dentro de lo que conocemos como derivados financieros, que son instrumentos financieros cuyo valor está basado en el precio de otro activo. Y es precisamente el activo del que depende el derivado el que denominamos activo subyacente.

Por ejemplo, en el futuro sobre petróleo el activo subyacente será entonces el petróleo, pues estamos basándonos en el precio del mismo para realizar las operaciones.

Si buscas un broker regulado que tenga contratos de futuros para operar, te recomendamos Plus500.

¿Cómo funcionan?

Sí vas a operar con contratos de futuros debes saber que comprar un futuro consiste en un contrato que supone que como comprador estás en la obligación de realizar la compra de un activo subyacente a un precio fijado (precio del futuro) y con una fecha de vencimiento para dicho contrato.

En el momento de vencimiento si el precio del futuro es mayor al precio de liquidación entonces obtendrás beneficio, de lo contrario, sólo recogerás pérdidas.

La otra alternativa es la de vender un contrato de futuro, cuya obligación tuya como inversor es la de tener que vender el activo subyacente al precio de futuro en la fecha prevista para su vencimiento. Sí al llegar a su fin el contrato refleja un precio menor al de liquidación recogerás las ganancias, y si no, cómo es lógico, pues incurrirás en pérdidas.

Cómo concepto debes tener claro que los términos estar largo y estar corto hacen referencia a la compra y venta de contratos de futuro respectivamente. Una posición larga significará que tendrás derecho a recibir en la fecha de vencimiento el activo subyacente de la negociación mientras que una posición corta implica la obligación de entregar el correspondiente activo al momento del vencimiento de la operación.

Dicho de otra forma estar largo se traduce como comprar hoy para vender mañana mientras que estar corto supone financiarse hoy con la venta de un activo que todavía no tenemos, y el cual deberemos de entregar mañana.

Características de los contratos de futuros

Los contratos de futuros, al igual que las opciones, tienen unas características que todo inversor debe saber antes de ponerse a negociar activamente con los mismos. También deben estar formados por unos componentes determinados, los cuales veremos a continuación:

  • El activo sobre el que está basado el contrato de futuros
  • La fecha del vencimiento del contrato
  • El tamaño u objetivo del contrato
  • La manera en que se liquida el contrato una vez llega al vencimiento

Asimismo, y entre las características que estábamos comentando al principio del post, cabe destacar lo siguiente:

  • Al tratarse de un producto prácticamente especulativo presenta un riesgo elevado, así que de igual modo puedes obtener altas ganancias cómo pérdidas en tus operaciones.
  • Los contratos de futuros se basan en el precio de los activos, y estos activos por lo general tienen una volatilidad alta, por lo que a veces pueden ser inestables.
  • Los contratos de futuros suelen tener, en su mayoría, periodos de vencimiento relativamente cortos. Esto puede ser positivo para operar a corto plazo.
  • Los contratos de futuros funcionan con apalancamiento, por lo que se multiplican las posibilidades de ganar más invirtiendo menos, pero también se elevan los riesgos.
  • También ofrecen la posibilidad de ganar tanto en mercados alcistas como bajistas.

Motivos por los que invertir en contratos de futuros

Cada inversor tendrá sus motivos, eso está claro. Sin embargo, hay dos motivos principales para invertir en contratos de futuros, y son:

  • Para realizar operaciones especulativas
  • Para realizar operaciones de cobertura

Habitualmente cuando se adquiere un contrato de futuro se hace con la intención de obtener beneficios, aunque también se pueden utilizar como instrumentos de cobertura.

Al ejecutar una operación de futuros sobre un activo subyacente la intención es la de esperar al momento de su vencimiento para recoger las ganancias. No obstante, hay situaciones donde es preciso cerrar la operación anticipadamente, para evitar riesgos.

Por tanto, y en cualquier caso, siempre será importante que sepas que negociar con un contrato de futuros implica una estrategia que debes saber cómo plantear y llevar a cabo. Tanto sí te interesa especular cómo proteger otras de tus inversiones, debes hacerlo bien.

Por otro lado, y como recomendación, es importante que sepas que los contratos de futuros implican una liquidación diaria de ganancias y de pérdidas. Así que cada día tras el cierre de sesión te ayudará analizar en detalle tu actividad de trading y hacer un cálculo de las pérdidas y ganancias de cada posición. Ahí tendrás que buscar el equilibrio y la alternativa más rentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *