La Rentabilidad del Capital y del Ahorro ante la Atracción Fiscal

Este título tiene estrecha relación con el establecimiento de los impuestos a través del Presupuesto Nacional, los cuales, en muchas ocasiones, se convierten en irrisorios, afectando la confianza de los inversores y de los ahorradores.

Cabe señalar que las reformas fiscales propuestas por el gobierno dentro de los planes nacionales, no tienen la suficiente intensidad ni la claridad expresa, para dilucidar como incidirán estos impuestos en la actividad económica.

Glosario del contenido del artículo:

Invierte ahora en los mejores activos en un bróker regulado y seguro 100%

Solo se dedican a crear más presión a las rentas altas, sin importar de donde se originen, pero sobre todo hacen mayor énfasis en aquellas que dependen del ahorro de los particulares, de donde se presume obtienen mayores ganancias de acuerdo al capital.

Aunado a ello, la pandemia ha generado un gran desequilibrio entre el gasto público y los ingresos fiscales, ya que existen marcadas diferencias en cuanto a los ingresos tributarios relacionados con la zona Euro. Todo refleja un panorama muy complejo que va desde impuestos muy bajos, ocultación de bases imponibles y materia productiva blanda.

El sistema económico requiere de fortalecimiento, debido a las necesidades de gasto que van en aumento, debido a que la población envejece y se requiere de mayores ingresos para preservar su mantención a través de las pensiones y una de las alternativas más viables es la subida de los impuestos.

Sin embargo, el plan presupuestario no manifiesta de manera explícita de qué manera se aplicarán esos ajustes de impuestos, que motiven la recuperación de la confianza de los inversores y ahorradores.

Las grandes empresas y el aumento de impuestos

Las subidas de impuestos a las empresas de mayor volumen y el alza de estos a los grandes patrimonios, ha retomado un tipo de impuesto que había decaído, por ser una forma represiva de cobro y un alza en las rentas y el capital debido a la fuerte contracción existente, erosionando de alguna manera los bienes del inversionista y el ahorro de los particulares, que no siempre son los que obtienen mejores rentas.

Por lo demás, las socimis que representan a las grandes organizaciones, tienen en su haber una base vertiginosa de particulares que son accionistas, las cuales se sienten afectadas por las alzas fiscales, al igual que los pequeños ahorradores que carecen de estímulo para guardar algún tipo de ahorro que le genere algún interés.

Esto ha creado una gran inquietud en la Seguridad Social desde el punto de vista financiero, ya que la base ahorrista se ha deteriorado originando una economía que carece de superávit.

Las personas buscan otras vías de ahorro, apoyándose en las empresas, pero realmente la ayuda que estas pueden prestar es muy deficiente debido a la presión ejercida por el gobierno, ya que este quiere aprobar un nuevo esquema de impuestos para el 2021, que implica un mayor aumento de impuestos.

Usualmente, esta restructuración económica que tiene mucho que ver con la rentabilidad se puede hacer de 2 maneras, subiendo los impuestos directamente o eliminando a productos principales deducciones fiscales, como es el caso de las propias pensiones.

El ahorro y la planificación fiscal

Tanto el ahorro como la planificación fiscal, son elementos de trascendencia, ya que representan la mejor manera de restructurar todo lo obsoleto, reiniciando un plan de ahorro basado en una efectiva planificación fiscal, hacia la tendencia de obtener un resultado exitoso en materia de inversión.

En este sentido, se han planteado una serie de negociaciones que en razón a la pandemia se han tenido que efectuar de manera virtual, tratando de intercambiar ideas y conocimientos a través de expertos, que puedan ofrecer soluciones ante la coyuntura económica que se vive actualmente.

Es importante señalar que la planificación fiscal tiene una gran relevancia en el área de los ahorros, sobre todo cuando se habla del plan de pensiones en privado. De las evaluaciones que se hagan con respecto a este tema, se podrá constatar si la decisión a tomar será la más adecuada o si por el contrario su resultado no será el esperado.

Lo que se obtenga de estas intervenciones, tiene mucho que ver con la planificación fiscal, las aportaciones anuales y el rescate que se haga de ellas. Ya que un plan de pensiones mal implementado, obliga al ahorrador a pagar al fisco más de la mitad de lo obtenido.

Referente al ahorro y su planificación, son apremiantes las decisiones, ya que la situación patrimonial ha variado, de allí, que se deben tener en cuenta las estrategias combinadas en cuanto a patrimonio y rentas.

Sistema público de pensiones y tipos de ahorradores

La importancia de la planificación fiscal es de capital trascendencia, sobre todo cuando se trata de un producto de ahorro tan conocido, como lo es el plan de pensiones privado.

El ahorro requiere diversificación y son muchos los factores que lo conforman, ya que dentro de él está el tiempo futuro, el cual va a determinar su rentabilidad. Al unísono, es trascendental valorar lo patrimonial y lo jurídico, aunado al factor financiero. Esto forma parte de la planificación.

Existen muchos métodos que permiten capitalizar el ahorro, como por ejemplo la hipoteca inversa que permite capitalizar la residencia habitual a los fines de obtener liquidez. De allí la importancia de la planificación fiscal en cuanto a figuras como patrimonio-renta, sucesiones y traspaso de activos, difiriendo los tributos.

Además, el sistema público de pensiones trata de planificar el ahorro a futuro, tomando en cuenta la fiscalidad y la capacidad de cada producto.

Por ello se dice que existen ahorradores tipo A, conformados por jóvenes trabajadores que acaban de entrar en el mercado laboral y disfrutan de sus primeros salarios. Los ahorradores tipo B, que llegan a su madura edad en el área laboral y son ahorradores que alcanzan las mayores rentas.

Y los ahorradores tipo C, que son todos aquellos en edad de jubilación y que requieren de mayor atención. Por ellos se habla de diversas alternativas dentro del ciclo inmobiliario y el financiero, además, de los seguros de renta vitalicia que les permiten obtener una rentabilidad no muy elevada pero sustantiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.