Nuevas dudas sobre el euro por falta de acuerdo sobre la ayuda a Grecia

La ayuda economía que Grecia necesita para no suspender los pagos continúa bloqueada a la espera de una nueva convocatoria. Durante la reunión a la que acudió la directora del Fondo Monetario Internacional no hubo un acuerdo entre Europa y el FMI en relación al horizonte en el que la deuda debe ser sostenible.

Dada esta desavenencia Grecia tendrá que esperar unos días más para tratar de nuevo las cuestiones sobre las necesidades de financiación y recibir el pago de las próximas ayudas.

Por ahora, lo único que ha dejado claro el Eurogrupo es que le dará dos años más a Grecia para emprender los ajustes. No obstante, aún no se ha explicado cómo se van a financiar estos dos años de prórroga a Grecia que según el informe de la troika supone una ayuda extra de 32.600 millones de euros.

El país heleno que debía alcanzar un superávit primario del 4,5% para el 2014, ahora tendrá hasta el 2016 para tratar de cumplir con dicho objetivo.

Pero en este momento lo más importante es el desembolso del tramo de ayuda del rescate en vigor. 31.300 millones de euros que la troika aún no ha desbloqueado a pesar de que Atenas ya ha realizado las reformas que le habían solicitado a cambio. Aun así, Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, ha afirmado que Grecia será capaz de refinanciar los 5.000 millones de euros de deuda con vencimiento el próximo viernes y con los que evitará la quiebra inmediata.

En cuanto al desacuerdo entre el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, las cuestiones planteadas son las siguientes. La deuda pública griega estará en el 144% en el año 2020 frente al 120%. La troika formada por la Comisión Europea, el FMI y el BCE deben acordar un mecanismo para que la deuda sea sostenible. En este asunto es donde se han dado las primeras discrepancias que han impedido el desbloqueo del próximo tramo de ayuda a Grecia.

Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, ha explicado que la zona euro quiere desplazar el objetivo del 120% del PIB de la deuda griega un par de años más, es decir, al año 2022. Por su parte, Christine Lagarde del FMI se ha negado a que se cambie la fecha límite porque los socios internacionales consideren que la nueva fecha es más sostenible.

Asimismo, en relación a la participación de los acreedores públicos en un nuevo rescate, Lagarde ha expresado que se están explorando todas las formas para reducir la deuda griega.

Sin embargo, el presidente del Eurogrupo, no cree que se produzca una participación por parte del sector público.

En vista de que no hay acuerdo, Olli Rehn de la Comisión Europea ha determinado que lo más probable es que se trate de hacer una combinación de medidas. Por lo pronto se está estudiando una nueva reducción de los intereses que la eurozona cobra a Grecia y se contempla también un aplazamiento de los vencimientos.

Por su parte, el ministro de Finanzas griego Yannis Stournaras, ha declarado que estos dos años adicionales son toda una victoria para el país heleno. Además los ministros de la eurozona respaldaron a Antonis Samaras por sus medidas de austeridad aprobadas la pasada semana. Aún así, se ha exigido al Gobierno que se apliquen de manera urgente las medidas previas pendientes para concluir la próxima revisión más rápidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *