¿Dónde invertir mi dinero a 1, 5 y 10 años vista?

Una de las preguntas que más se hacen las personas es ¿dónde invertir mi dinero? Pero en sí, esta pregunta no es tan sencilla de responder como muchos creen, la respuesta está ligada estrechamente a los objetivos financieros y el horizonte temporal de la inversión.

Algo que se debe tener en cuenta es que cada inversor es un mundo, por lo cual tampoco existe una cartera o una estrategia universal que le sirva a todos los inversores; tampoco existe la cartera perfecta.

Cada una de las carteras existentes corresponde a una estrategia individual. Invertir dinero no es cosa del azar, se debe estudiar y tener un plan previo.

Glosario del contenido del artículo:

Invierte ahora en las mejores activos en un bróker regulado y seguro 100%

¿Cómo elaborar un plan de inversión?

Uno de los principales aspectos que se debe tener en consideración a la hora de elaborar un plan de inversión es tener muy en claro los objetivos y el tiempo de consecución de los mismos.

Tal y cómo lo iremos exponiendo, una inversión para un año es algo completamente diferente a una inversión establecida para un período de 10 años.

Para elaborar un plan de inversión tampoco es necesario ser excluyente, es decir, esto no quiere decir que un tipo de inversión sea específico para un período de tiempo.

De hecho, lo más recomendable es tener una cesta universal de inversiones que sea atemporal o para diferentes periodos de tiempo.

Carlos Tusquets, presidente de Mediolanum, comentaba a un portal web que es imprescindible poder establecer 3 objetivos temporales a la hora de invertir dinero. Se le conoce como “3 cestas” y se usa para poder tener cubiertas todas las necesidades financieras vitales.

Estas 3 cestas consisten en poder constituir 3 tipos de inversión: El primero sería, por supuesto, a corto plazo y debe ser planificado en un lapso de un año, el segundo es a mediano plazo, constituido en un período de tiempo no mayor a un lustro y el tercero sería una inversión a largo plazo que cubra un período mayor a una década.

Las razones son muy sencillas: Fiscalidad, liquidez y diversificación.

La diversificación desde el plano profesional y personal es una práctica muy común. Por ejemplo, si hablamos desde el ámbito profesional es necesario aumentar las posibilidades estudiando todas las áreas del campo, de la empresa o haciendo un postgrado.

Diversificar abre el espacio a nuevas alternativas. Entre los beneficios de diversificar una inversión son:

  • Disminuye el riesgo de pérdida en las inversiones: Si usas tu patrimonio y lo repartes entre varios instrumentos financieros pueden contrarrestar la pérdida de algunos activos con la ganancia de otros.
  • Ayuda a establecer los objetivos principales dentro de una inversión: Al invertir en instrumentos de varios plazos es mucho más sencillo lograr la meta de la rentabilidad.
  • Tendrás cobertura cambiaria: Permite mejorar los rendimientos, además de cubrir la variación de paridades cambiarias.
  • Globaliza la inversión dejando a entrar a pequeños inversionistas: Los montos discretos permiten poder diversificar a través de los fondos de inversión.

Existen dos tipos de perfiles de diversificador, tenemos al diversificador obsesivo y al amante del riesgo, ninguno de los dos perfiles son buenos, los dos tienen algo en común y es que son extremistas, como en todo lo importante es tener un punto medio.

El obsesivo diversificador se reconoce por querer controlar al máximo el riesgo a tal punto que invierte en muchos activos, de esta manera piensa que puede atomizar el riesgo.

Por el otro extremo tenemos al amante del riesgo, que solo desea invertir en máximo dos activos con tal de poder obtener el mayor rendimiento posible. En ambos casos el riesgo está muy presente y se potencializa.

No es recomendable invertir en un solo sector, empresa o activo. Es importante buscar una adecuada diversificación. Una vez tengamos claro los objetivos de dicha inversión debemos analizar ¿Dónde invertir mi dinero en 1,5 y 10 años vista?.

Son 3 horizontes estándar para las inversiones a corto, mediano y largo plazo. Estos tres tipos de estrategias deben ser compatibles entre sí.

Las inversiones a 1 año vista (corto plazo)

Este tipo de inversión se caracteriza por presentar dos vertientes: La primera es que contiene un componente especulativo y la segunda.

A la hora de irnos por la inversión a corto plazo esta no necesariamente tiene que orientarse por las inversiones del tipo tradicional en lo absoluto, existen los fondos monetarios y los fondos de retorno absoluto con una muy baja volatilidad.

En este tipo de fondo lo que haría sería invertir tu dinero con un enfoque similar al de un depósito bancario de un año (12 meses) con la particularidad que serían líquida.

El dinero puede ser retirado cuando lo decidas, además de que también está la opción de poderlo rotar a otro fondo de inversión con total libertad.

Si estás en España y quieres saber dónde invertir tu dinero te recomendamos los fondos de inversión internacionales. Si te quieres adentrar aún más en tu inversión y deseas conseguir la máxima rentabilidad posible en un lapso de un año ¿cuál es la mejor opción?

Como se menciona al inicio, el fin de la inversión es especulativo. Lo más recomendable es destinar una pequeña cantidad de dinero del patrimonio global con el propósito de rentabilizar al máximo en un corto período de tiempo. Pero este objetivo solo se alcanza con una estrategia que sea agresiva.

Pero como ocurre con todo lo relacionado con los negocios, este tipo de estrategias también tienen grandes riesgos, por ejemplo, algo que puede ocurrir es que la ganancia se haya depreciado.

Así que antes de irte seducido por la idea de una estrategia agresiva, pregúntate ¿cuál es tu nivel de tolerancia al riesgo?.

Si eres un inversor que tiene un perfil de riesgo dinámico, tienes que saber que acotar tu pérdida máxima a un porcentaje inferior al 20% del dinero invertido.

Lo más recomendable para este tipo de casos es buscar un fondo de inversión o un fondo de renta variable que tenga una volatilidad anual cercana al 20%.

¿Dónde puedes invertir tu dinero a corto plazo?

Por fortuna, actualmente existe una enorme variedad de opciones financieras para invertir a corto plazo, con la cual se puede preservar, ahorrar dinero.

Estas son las opciones más factibles para invertir el dinero en un corto plazo:

  • Fondo de inversión de riesgo moderado: Como su nombre lo indica es un tipo de inversión de riesgo variable. Se crea un portafolio de inversión unido a una estrategia bien definida de forma profesional. Este tipo de fondos se caracteriza por captar, invertir y administrar el dinero de los inversores.
  • Cuentas remuneradas a plazo: La renta fija también es una inversión a corto plazo bastante atractiva, dado que el rendimiento está preestablecido. Es una opción bastante segura y con bastante liquidez; no obstante, la rentabilidad es bastante baja.
  • Acciones: Es otro tipo de inversión de renta fija. Se caracteriza por presentar una altísima liquidez, pero en comparación de las anteriores tiene mayor riesgo que puede impactar de forma negativa en la liquidez.
  • Crowdlending: Inversión de renta variable e inversión colectiva. Permite realizar varias inversiones con poco dinero y obtener un buen rendimiento.
  • Crowdfactoring: Es una de las opciones más atractivas a la hora de invertir, se trata de un producto de renta variable. Consiste en invertir pequeñas cantidades de dinero, pero además ofrece altas rentabilidades y una amplia diversificación. El cálculo del rendimiento es similar a los de otros activos, como es el caso de los fondos de inversión. La mayoría funciona a través de un modelo de Marketplace.

Siempre debes enfocarte es en buscar una buena rentabilidad en un año, según las últimas tendencias uno de los sectores que más se ha movido en los últimos dos años es el de la Biotecnología.

Un ejemplo es el fondo de inversión Credit Suisse Digital Health Equity (renta variable del sector Biotecnología) que ostenta un estupendo rendimiento de 26,60% anual.

A raíz del tema de la pandemia por Coronavirus, el sector de la salud y la tecnología ha llamado la atención de muchos inversores, tanto para corto plazo, como para invertir también a mediano plazo.

Se habla de que las inversiones a corto plazo no generan un riesgo tan elevado; no obstante, teniendo en cuenta que el tiempo es corto puede que la inversión no surta el resultado esperado y no habrá tiempo para recuperar la inversión.

Pero tampoco hay que preocupare pues existen múltiples fondos adaptados para todos los perfiles, incluso para aquellos que su único objetivo es proteger el capital.

Las inversiones a 5 años vista (mediano plazo)

Este tipo de inversión es para tener un soporte en el horizonte, se establece entre 3 a 5 años. El inversor tiene como objetivo ir completando sus ahorros para un fin específico, ya sea la compra de una casa, coche, estudios universitarios, entre otras cosas.

Este tipo de plazo es para personas más tradicionales y conservadoras, una de las mejores opciones en este plano son los fondos garantizados.

Pero debes tener en consideración una regla básica de las inversiones a mediano plazo y es que cuanto mayor sea el horizonte temporal, mayor será el tiempo de recuperación que tiene la inversión ante una caída del mercado. En este caso, el dinero que se invierta tiene una volatilidad mucho mayor.

El prestigioso economista Peter Stanyer, que cuenta con más de 15 años en el mundo de las finanzas, comenta que para este tipo de inversión lo más recomendable es tener una cartera lo más equilibrada posible, por ejemplo: tener un 40% de renta fija a largo plazo y un 60% de renta variable.

Los inversionistas más arriesgados pueden arriesgarse y optar por un porcentaje mucho mayor de renta variable.

Para este tipo de caso en concreto, lo mejor es emplear una estrategia de crecimiento como “Growth”, pero después vienen otras variables que se deben manejar muy bien como, por ejemplo, ¿En qué país invierto? ¿Qué región ofrece una mayor rentabilidad? Lo más recomendable es la renta variable europea.

¿Por qué apostar por un fondo de renta variable en Europa? La respuesta es bastante sencilla, pues combinan solidez y expectativas; aunado a esto hay mayor posibilidad de revalorización.

Como bien sabemos, Europa es una región con un estupendo crecimiento económico, no tiene los típicos sobresaltos que se suelen presentar en algunos países asiáticos o americanos; los beneficios empresariales son crecientes y lo mejor de todo es que los activos son menos valorados en los llamados países desarrollados.

¿Dónde puedes invertir tu dinero a mediano plazo?

Uno de los fondos de renta variable más confiables para invertir a mediano plazo es Fidelity Active Strategy – FAST – Europe contiene una gran experiencia en cuanto a empresas de gran capitalización, lo mejor de todo es que es bajo un enfoque “Growth”. Su tasa anual en los últimos 3 años ha sido de 13,17%.

Este fondo de renta fija cuenta con 5 estrellas otorgada por Morningstar, es decir, estamos hablando de un fondo de inversión de calidad.

Otras de las inversiones tentadoras a mediano plazo son las acciones. A muchas personas le parecen complicadas y evitan dar el paso porque creen que representa un riesgo mayor, pero no siempre es así.

Para invertir en acciones, lo que se debe hacer es buscar una empresa grande que levante una buena cantidad de capital y esté emitiendo nuevas acciones para ofrecerlas a los inversionistas a través del mercado de valores.

Por lo general el riesgo a la hora de invertir en acciones dependerá de la volatilidad del mercado principalmente.

Las inversiones a 10 años vista (largo plazo)

El objetivo principal de las inversiones a largo es la de poder construir un patrimonio. El inversor ya no está pensando en el horizonte, está viendo más allá de este y vislumbra el futuro. Por lo general es pensando en su jubilación, la herencia familiar.

Las inversiones de 10 años o más son una forma de crear riqueza.

Pero ¿Qué activos se amoldan mejor a las inversiones a largo plazo? Pues muchos especialistas en finanzas coinciden en que las rentas variables ofrecen una mejor variabilidad, dado que muchas de ellas están protegidas contra la inflación.

¿Cómo sería la cartera ideal para invertir de forma segura en el futuro? Peter Stanyer asegura que lo mejor es tener entre un 75% – 80% de renta variable. Pero si algo nos enseñó el 2020 es que el entorno geoeconómico puede ser muy variante, entonces la pregunta es ¿Qué tipo de renta variable resulta más idónea para este tipo de inversión?

Nos debemos hacer las mismas preguntas de siempre ¿En qué país se puede invertir? ¿Dónde invertir en España?

A la hora de invertir en un determinado país, sea España u otro, lo mejor es diversificarse geográficamente, empleando un fondo de renta variable global.

¿Dónde puedes invertir tu dinero a largo plazo?

Lo más recomendable son los fondos de inversión de alto dividendo, como por ejemplo el Schroder International Selection Fund Global Equity Yield, cuenta con una rentabilidad de 6,03% en la última década.

Es un fondo bastante globalizado, siempre invierte en empresas en cualquier parte del mundo con resultados atractivos y con un pago sostenible de dividendos.

Si te quieres ir por algo más clásico las inversiones en bienes raíces también son una opción bastante amoldable para una inversión a largo plazo, estas generan plusvalía y además brindan la seguridad de formar un patrimonio para toda la vida.

Este tipo de inversión se va recuperando a través del tiempo, ya sea que la aproveches para habitar o para negociar, brindan una estupenda estabilidad financiera para el futuro.

Dentro de los bienes raíces puedes encontrar:

  • Casas.
  • Apartamentos.
  • Fincas.
  • Terrenos de inversión.

El inmueble que más te conviene lo define el presupuesto que tienes destinado para invertir.

Conclusiones generales

Es importante que si decides entrar en las finanzas establezcas cuáles son tus opciones en el tiempo (corto, mediano y largo plazo). La teoría de Carlos Tusquets sobre las tres cestas es una excelente forma de gestionar el patrimonio a través de los fondos de inversión.

Una última consideración es que a medida que el horizonte temporal llega a su fin, la forma de inversión también debe transicionar, es decir, se debe tratar como si fuera una inversión temporal menor.

Los 5 errores típicos que te pueden arruinar en un fondo de inversión

Estos son por lo general los errores más comunes que dejan consecuencias fatales:

  • Desconocer tu perfil de inversor: No es recomendable invertir en ningún producto si este no se adecua a nosotros y a nuestras características. Por ejemplo: No todos los fondos de inversión te serán atractivos si eres una persona que le teme mucho al riesgo.
  • Carecer de un objetivo precioso: Establecer y tener un objetivo claro permite ahorrar y saber mejor en qué invertir.
  • Invertir dinero que más adelante puedes necesitar: Error garrafal bastante común, el dinero destinado a otras cosas que decidimos invertir puede desestabilizarnos financieramente.
  • Escoger la categoría inadecuada: Es importante conocer la categoría y los riesgos de cada fondo de inversión.
  • No investigar: El éxito en los negocios no son cosas del azar; es primordial investigar y leer sobre donde va a colocar su dinero, pues los fondos de inversión varían todos entre sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.